Monóxido de Carbono

headermono

Para determinar una intoxicación por Monóxido de Carbono (CO), es de suma importancia la realización de análisis toxicológicos, debido a que este, es un gas inodoro, incoloro, insípido y no irritante haciéndolo imperceptible por los sentidos, facilitando el proceso de intoxicación, en donde la victima inhala este gas, el cual pasa directamente a la sangre uniéndose fuertemente a la hemoglobina formando Carboxihemoglobina (COHb), sustancia que evita el transporte de oxígeno a los tejidos, causando daños severos a la persona, incluso la muerte.

La intoxicación por Monóxido de Carbono de etiología accidental es la más común, debido a que diariamente se utilizan equipos de calefacción caseros: estufas, braseros, chimeneas, gas, leña, o carbón, entre otras, que frecuentemente por falta de mantenimiento, limpieza, imprudencia o descuido contribuyen a la formación de CO, provocando una intoxicación. Asimismo los gases de escape de motores contienen de un 5 a un 15% de CO, por lo que son frecuentes las intoxicaciones sobre todo en garajes públicos o de una vivienda sin ventilación.

El monóxido de carbono (CO), es un gas incoloro e inodoro, insípido y no irritante, siendo generador de gran número de intoxicaciones al no percatarse la victima del peligro que le amenaza, este gas debe sus efectos asfícticos e interés biológico a su afinidad a la hemoglobina, la cual es de 250 a 300 veces superior al oxígeno, ya que una vez inhalado es absorbido por la sangre y se fusiona a la hemoglobina formando Carboxihemoglobina (COHb), situación que conlleva una disminución del transporte de oxígeno a los tejidos, causando síntomas que se intensifican según el tiempo de exposición y la concentración inhalada, pudiendo llevar hasta la muerte.

En el laboratorio de toxicología del INACIF cuenta con equipo instrumental (Co-Oximetro, UV-Visible), que permite la detección e identificación de carboxihemoglobina como agente causal en caso de ser el responsable de una intoxicación o la muerte de un individuo.


ETIOLOGÍA MÉDICO-LEGAL
Existen muchas fuentes de posible intoxicación, las cuales pueden ser de tipo:Accidental: Es la más frecuente debido a que diariamente se utilizan equipos de calefacción caseros (estufas, braseros, chimeneas), gas, leña, o carbón, entre otras, que por falta de mantenimiento, limpieza, imprudencia o descuido contribuyen a la formación de CO, provocando una intoxicación. Asimismo los gases de escape de motores contienen de un 5 a un 15% de CO, por lo que son frecuentes las intoxicaciones sobre todo en garajes públicos o de una vivienda sin ventilación.Profesional: resultado del trabajo que se realiza en determinadas profesiones u oficios, por ejemplo en las minerías, la intoxicación se debe a los gases producidos en las explosiones de grisú. Otros profesionales que generalmente se ven en riesgo son los trabajadores que permanecen gran número de horas en túneles o parqueos subterráneos. La industria del metal, mecánicos, almacenes de carga y descarga, trabajadores de altos hornos, cocineras, entre otros.Criminal: Los envenenamientos criminales por monóxido de carbono son muy raros. Durante la Segunda Guerra Mundial fue utilizado en algunos campos de concentración nazis como medio de exterminio.Suicida: La intoxicación suicida por este gas ha sido, y sigue siendo muy frecuente, utilizando los braseros o leña colocados dentro de la habitación sin ventilación, los motores encendidos de un vehículo dentro del recinto cerrado en que suele guardarse, sin embargo ha habido casos en que se ha llevado a cabo al aire libre, ubicándose bajo del vehículo y aspirando directamente los gases del tubo de escape.

PATOGENIA

El monóxido de carbono es un gas que una vez inhalado pasa al torrente sanguíneo uniéndose fuertemente a la hemoglobina, con la que forma un compuesto estable, la carboxihemoglobina (COHb), la cual no es apta para la función respiratoria, ya que la hemoglobina queda bloqueada por el CO y no puede cumplir su función de transporte del oxígeno desde los alveolos pulmonares hacia los tejidos.

El CO tiene una afinidad de 250 a 300 veces mayor con la hemoglobina que el oxígeno, por lo que aún pequeñas concentraciones de este, pueden llegar a bloquear una proporción considerable de hemoglobina si el sujeto respira en dicho ambiente suficiente tiempo.

El resultado del bloqueo de la hemoglobina por el óxido de carbono es lo denominado como: anoxemia, quedando privados los tejidos del suministro de oxígeno necesario para sus funciones metabólicas (ver gráfica). No obstante, nunca llega estar totalmente saturada la hemoglobina de CO, sino que una parte está trasformada en carboxihemoglobina, el resto sigue combinándose con el oxígeno al estado de oxihemoglobina y transportándolo a los tejidos.

La proporción entre la hemoglobina oxicarbonada y la oxigenada señala la gravedad de la intoxicación y, por consiguiente es un índice de su diagnóstico.graphmono


sintomTratándose de la inhalación de un gas que se encuentra mezclado con el aire que se respira, los efectos tóxicos dependerán de dos variables: la concentración que alcanza en el ambiente y el tiempo durante el cual se respira en la atmósfera contaminada.

Síntomas según tipo de intoxicación:
Intoxicación sobreaguda: Coma, convulsiones y muerte.
Intoxicación aguda: En el cuadro lento se pueden observar tres periodos:

Precomatoso: Hay cefalea, calor, náuseas, malestar general, vómitos, dejadez y astenia. Son características de este período la parálisis de los miembros inferiores, somnolencia, alucinaciones y la insensibilidad.

Comatoso: la persona tiene la concentración disminuida, reflejos ausentes, respiración y pulso débil. También puede presentar convulsiones. En la piel se observan manchas rosadas diseminadas que pueden durar de dos a ocho días. Alteraciones en el electrocardiograma y electroencefalograma. Si la persona sobrevive, el pronóstico es grave cuando se presenta coma hipertérmico.

Postcomatoso: Si sobrevive el paciente hay recuperación lenta, que dura varios días; presenta cefalea, confusión mental, amnesia, anorexia y glucosuria transitoria. Este periodo dura poco tiempo, dejando paso a las secuelas: formación de edema rojo y duro en la piel, neumonía, alteraciones nerviosas, parálisis, neuritis y delirios.
Intoxicación crónica: Resulta de la inhalación durante periodos de tiempo prolongados de dosis reducida de CO. Casi siempre es de carácter profesional, se exceptúa las pequeñas cantidades de gas que inhala el fumador. Se caracteriza por la siguiente tríada sintomática: cefalea, vértigos y debilidad, a la que se le añaden a menudo manifestaciones dispépticas y poliglobulia.

A continuación se presenta una tabla que indica la sintomatología según la concentración de CO en sangre :graph2mono
ANATOMÍA PATOLÓGICA

En el exámen externo del cadáver llama la atención la coloración rosada de la piel. Las livideces, que son muy extensas, tienen igualmente una coloración más viva, rojo cereza. Las lesiones presentes en el exámen interno de los cadáveres de sujetos fallecidos por una intoxicación por CO, presentan las siguientes características:

La sangre se muestra con una fluidez superior a la normal y sobre todo, con una coloración rojo carmín, brillante. Dicha coloración es debida a la carboxihemoglobina y, por consiguiente, es directamente proporcional a la concentración.
Debido a esta coloración sanguínea, todos los órganos presentan un tinte rojizo acarminado, que le da al cadáver un aspecto muy característico de una intoxicación por CO.

Este carácter cromático se aprecia en la mucosa ocular, bucal y mucosa digestiva, en los tejidos y órganos internos. En los pulmones se observa un edema carminado, el cual surge por un fracaso circulatorio agudo y por último en el sistema nervioso central se pueden observar hemorragias puntiformes. En el tejido muscular suele ser muy llamativo en particular el cerebro.


INVESTIGACIÓN TOXICOLÓGICA
Teniendo como antecedente lo descrito en párrafos anteriores, se presenta a continuación un ejemplo de un caso analizado en el laboratorio de Toxicología del Instituto Nacional de Ciencias Forenses de Guatemala -INACIF- de dos víctimas, una de ellas de sexo femenino, de 20 años de edad y la otra, de sexo masculino, de 23 años de edad, localizados sin vida dentro de una habitación de un auto hotel de la ciudad de Guatemala en diciembre del año 2012, en posición decúbito dorsal sobre una cama, ambos con espuma en la boca y sin ninguna lesión aparente.Según información proporcionada por parte del Ministerio Público, al momento de efectuar el levantamiento de los cadáveres, encontraron que el automóvil donde se desplazaron a dicho lugar presentaba el motor aún encendido.

En el dictamen médico forense se estableció que ambas víctimas presentaron: congestión y edema pulmonar provocado por algún tipo de tóxico, ante la sospecha de una intoxicación criminal y/o accidental se remitieron al laboratorio de toxicología del INACIF muestras de sangre con preservante con el objetivo de detectar e identificar el agente causal.

Al momento de realizar la inspección ocular de los indicios remitidos se observó que la sangre con preservante tenía una fluidez superior a la normal y, sobre todo, una coloración rojo cereza, dato que orientó la investigación toxicológica a la búsqueda de carboxihemoglobina, por medio del equipo denominado CO-Oxímetro.

Este equipo cuantifica la carboxihemoglobina (COHb) con respecto a la hemoglobina total, a través de la determinación de las características de absorción del espectro a 7 longitudes de onda predefinidas, determinando el porcentaje de COHb presente en la muestra de sangre analizada.

Se obtuvo como resultado en el cadáver de la mujer y del hombre valores de 62% y 67% de carboxihemoglobina respectivamente. Sabiendo que los valores obtenidos excedieron el 60% de carboxihemoglobina, confirmándose que dichos valores son compatibles con intoxicación por monóxido de carbono.

En la mayoría de casos, los hallazgos en la autopsia son indicativos del agente causal: la coloración rojo cereza de las livideces cadavéricas van a ser muy sugestivas de intoxicación por monóxido de carbono el edema pulmonar, entre otros. No obstante, para el médico autopsiante es importante que el Laboratorio de Toxicología realice análisis toxicológicos que le permitan aclarar la causa de muerte.

CONCLUSIONES
  • El monóxido de carbono es un gas tóxico, que por sus características inodoras, insípidas, incoloras y no irritantes evitan ser percibidos por la persona expuesta facilitando el proceso de intoxicación.
  • El monóxido de carbono se presenta en diversos contextos domésticos, laborales, en ambientes cerrados, entre otros, lo que aumenta el riesgo de una posible intoxicación.
  • La coloración rojo cereza presente en sangre, tejidos y órganos del cadáver, orienta la investigación toxicológica a la búsqueda de carboxihemoglobina, por ser una característica típica de intoxicación por monóxido de carbono.
  • Valores superiores al 60% de carboxihemoglobina son compatibles con intoxicación por monóxido de carbono.
M.A. Velma Julissa Vásquez Méndez
Química Farmacéutica, Universidad de San Carlos de Guatemala
Numero de colegiada 3007
Maestría en Ciencias Criminalísticas, Universidad Mariano Gálvez
Pensum cerrado Maestría en Gestión Industrial, Universidad de San Carlos de Guatemala
velmavasquez_0112@yahoo.co

BIBLIOGRAFÍA
Calabuig, Gisbert (2004) Medicina Legal y Toxicología 6ª. ed. Valencia, España. Pp. 829-835
Córdoba, Dario P. (2006) Toxicología. Bogotá, Colombia. Pp. 371-373
Ruíz Álvarez, María Aurora (2011) Facultad de Ciencias Químicas y Farmacia. Universidad de San Carlos de Guatemala, C.A. Determinación de niveles de contaminación por monóxido de carbono en trabajadoras de tortillerías a base de leña de la Ciudad de Guatemala. Tesis para optar al título de Química Farmacéutica. Pp. 69

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *